Este viernes 25 de marzo recordamos otro viernes de hace 45 años, cuando el inmenso periodista, escritor y militante revolucionario Rodolfo Walsh, a pocas horas de haber enviado su imprescindible Carta abierta a la Junta Militar en el primero aniversario del golpe de 1976, fue abatido en el cruce de las avenidas San Juan y Entre Ríos, en una emboscada preparada por el Grupo de Tareas 3.3 de la Escuela de Mecánica de la Armada, comandado por Alfredo Astiz y Jorge «Tigre» Acosta. Para recordar a uno de los más grandes referentes políticos e intelectuales de nuestro país, este viernes el Sindicato de Prensa de Buenos Aires (Sipreba) y la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (Agtsyp) convocan a un acto para descubrir una placa y un mural en homenaje a Rodolfo Walsh. Este aniversario es especial no por ser un número redondo sino porque se produce después de una provocación que llevó adelante un grupo de jóvenes de ultraderecha en la estación de subte, por lo que llamamos a rodear de solidaridad la iniciativa, sumándonos a defender la memoria de uno de nuestros héroes contra esta avanzada fascista, nostálgica de la dictadura.

En 1997, al cumplirse 20 años del hecho, se aprobó bautizar a la estación de subte Entre Ríos con el nombre del autor de Operación Masacre, en una iniciativa impulsada por el gremio de los trabajadores del subterráneo. Hoy, 25 años más tarde, las fuerzas de derecha que se sienten revitalizadas por el corrimiento del límite de lo decible que habilitaron personajes como algunos integrantes de la alianza Cambiemos que hicieron del negacionismo y la revisión histórica contra los derechos humanos o hasta la reivindicación de la dictadura genocida algunas de sus banderas, lo mismo que nefastos referentes de las nuevas derechas vernáculas autodefinidas imperdonablemente como “libertarias”, intentan cancelar este auténtico logro popular de bautizar una estación con el nombre de Rodolfo Walsh.

Walsh

En una elección absolutamente provocadora, en horas de la mañana del 24 de marzo un grupo de integrantes de la agrupación Jóvenes Republicanos (tendencia juvenil de Unión Republicana, organización autodefinida como “corriente interna del PRO que defiende explícitamente la vida, la libertad y la propiedad privada”, vinculada a la titular de la agrupación macrista y ex ministra de Seguridad Patricia Bullrich), vandalizó la estación, pegando carteles en los que denuncian a Walsh como “asesino” y “terrorista montonero”. La impunidad que creen tener le permitió incluso subir un video a Twitter en el que se muestran en la acción a cara descubierta.

Ante estos hechos, el secretario General de Agtsyp Roberto “Beto Pianelli”, en la previa de la movilización del 24 de marzo, denunció: “Hoy cuando pasamos por la estación vimos que la derecha, los fascistas, empapelaron la estación Rodolfo Walsh diciendo que tenía el nombre de un asesino, poniendo fotos y carteles, lo que para nosotros es una terrible provocación que no tenemos que permitir. La única forma de defender nuestras luchas y la memoria es duplicar los esfuerzos convocando a muchísimos más compañeros”.

Respecto del acto que se llevará adelante este viernes a partir de las 12.30 en Entre Ríos y San Juan para descubrir la placa y el mural a Walsh, uno de los “30 mil héroes que perdieron su vida peleando por una sociedad más justa”, el dirigente remarcó que “no es un acto más sino un acto en defensa propia, contra los fascistas y la derecha reciclada, que se hacen llamar “libertarios” en una total falta de respeto a la historia de esa palabra, queriendo aparece como algo innovador y distinto cuando en realidad son los mismos fascistas de toda la historia”.

En el mismo sentido, nuestro compañero Kike Ferrari, escritor y trabajador del subte, reforzó la convocatoria: “Decidimos convocar a un acto más amplio, con todxs lxs compañeros del subte y lxs que quieran venir de afuera, como para plantearle un “no pasarán”, porque lo que representan ellos es el odio de clase, el odio a la clase trabajadora. Son los que están dispuestos a matarnos para conservar sus privilegios”. Y concluyó: “Walsh era un gran periodista y un gran intelectual, pero sobre todo era orgánico a la clase trabajadora, y es por eso que lo odian más. Eso es lo que fueron a enfrentar. Por eso tenemos que pararlos de la manera en que sabemos, movilizándonos y demostrándoles que la calle es nuestra y no de ellos”.

Tenemos que responder decididamente y con la máxima unidad cada uno de estos intentos de avance de las nuevas derechas contra la memoria y los derechos que nuestro pueblo conquistó con tanto dolor, ratificando que no los vamos a dejar crecer, que ellos sólo pueden llevar adelante sus pequeñas o grandes ofensas a escondidas, amparándose en la oscuridad y el silencio, pero que la alegría de la memoria, el compromiso militante y la potencia de la calle son nuestras.

Democracia Socialista – Organización Revolucionaria Guevaristas