Dirigente de la Revolución Cubana, Vilma participó activamente en el Movimiento 26 de Julio y dirigió la coordinación clandestina en la provincia de Oriente. Más tarde, se sumaría a la guerrilla en el Segundo Frente Oriental Frank País, hasta el triunfo de la Revolución en 1959.

Después, su papel fundamental fue el de impulsar el movimiento de mujeres. Es en este sentido que desde 1965 se encargó de la organización de la Federación de Mujeres Cubanas, y encabezó la delegación cubana al Primer Congreso Latinoamericano sobre Mujer y Niños que se realizó en Chile en 1959. También estuvo a la cabeza de las delegaciones cubanas a las Conferencias de la Mujer realizadas en distintos países.
Asimismo, fue miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y del Buró Político, así como de la Asamblea Nacional y el Consejo de Estado, ocupando diferentes cargos en el estado.

LA DULCE VOZ

Dicen que ella
delgada y frágil llegó a la Sierra
con cantos de esperanzas y una mochila de velas.
Dicen que delgada y frágil
llegó a la Sierra con noticias nuevas,
con besos de encomienda
con abrazos de amores
y con balas
con pertrechos
con sonrisas guardadas
al fondo de una queja.

Niña bonita guardada de sus padres
se fue a la Sierra para ser el canto
que todos oyeran.

Aquí: Radio Rebelde
decía la voz más dulce de la tierra
y la dulce tierra se volvió Rebelde.

La Rebelde se hizo Revolución,
la Revolución se hizo Cuba
y la delgada y frágil cambió su voz
por miles de voces tan dulces
que ni la caña de azúcar
ni la guayaba madura
pudieron aplacarlas.

Se llamaba Vilma Espín
La de la voz más dulce de la tierra
hoy canta en una estrella.

Tania Roura