Repudiamos la llegada del jefe del Comando Sur de los Estados Unidos

Este miércoles llega a Buenos Aires el Almirante estadounidense Craig Faller, jefe del Comando Sur (Southcom, uno de los diez comandos de combate del país del norte, dependiente del Departamento de Defensa). Después de ser recibido por el titular de la cartera nacional de Defensa Agustín Rossi, el “halcón” estadounidense visitará Ushuaia, presuntamente para entregar “ayuda humanitaria” en el marco de la epidemia de coronavirus. Sin embargo, creemos que su presencia en nuestro territorio tiene objetivos muy distintos, vinculados con intereses geopolíticos del imperialismo estadounidense, así como con su intención de garantizar la continuidad de la apropiación de los bienes comunes de la región.

Faller es un militar de carrera, graduado de la Academia Naval y multicondecorado, que hasta 2017 fungió como asesor militar del Secretario de Defensa de los EEUU para ser nombrado durante la administración de Donald Trump como Jefe del Comando Sur. La elección no es casual, ya que Faller representa a uno de los sectores de las fuerzas armadas estadounidenses mas duros en relación con América latina. En vistas de un posible segundo mandato de Trump, uno de sus planes era reforzar la ofensiva contra México en el marco de una presunta guerra contra el narco, que incluía avances con el ridículo muro fronterizo y la instalación de una base militar en Baja California. Con la misma excusa de la lucha contra el narcotráfico Faller viene cargando contra Venezuela y Cuba, afirmando que “el tráfico de drogas procedente de Venezuela ha aumentado un 50 por ciento en los últimos años” y que existe un “círculo vicioso” integrado por “actores malignos como Cuba, Venezuela, Nicaragua, e Irán”.

La llegada del militar de más alto rango de los Estados Unidos en lo que va de la gestión del Frente de Todos no es un dato menor, a pocos días del aniversario del inicio de la guerra de Malvinas y con un debate en curso sobre la intención de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) de ampliar su injerencia a nivel global, utilizando a las usurpadas islas argentinas como posible base para la intervención sobre cualquier país de Nuestra América.

La disputa soberana que plantea nuestro país sobre Malvinas también implica una discusión sobre la explotación hidrocarburífera o de la riqueza marítima, hoy explotada ilegítimamente por el Reino Unido con apoyo estadounidense. Hace pocos días también se viralizó el tema de las flotas pesqueras que depredan de forma ilegal el mar argentino, conformadas sobre todo por buques chinos (pero también portugueses y españoles). Hace pocos días Faller planteó en una conferencia el problema de las flotas chinas y sostuvo que “ningún país puede enfrentar estas amenazas por su cuenta”. EEUU quiere eliminar de la región a su principal competidor hegemónico, pero sería ingenuo creer que lo hace por una preocupación respecto de la soberanía argentina.

Su visita a Ushuaia debe entenderse en el mismo sentido. Detrás de los eufemismos de “ayuda humanitaria” y de “cooperación en seguridad” se busca garantizar una profundización de la lógica extractivista (pesquera, hidrocarburífera, minera, etc.) para las multinacionales imperialistas, profundizando la acelerada crisis medioambiental (que, entre otras cuestiones, implica un caldo de cultivo para más epidemias como la que estamos viviendo). Y la ya trillada cooperación en seguridad, en la que resuenan ecos de la tristemente célebre doctrina setentista de la seguridad nacional que usó la dictadura como aval ideológico del terrorismo de Estado, no hace más que plantear escenarios más hostiles para las luchas en defensa de la vida y del territorio de pueblos y comunidades aborígenes, activistas medioambientales, organizaciones políticas, etc. Esta cooperación en “seguridad” se puede traducir en proyectos como el de la base militar estadounidense que se intentó asentar en Neuquén hace unos años, para garantizar su control sobre los estratégicos recursos energéticos de la zona.

El Gobierno argentino viene estableciendo hace años vías de cooperación con China, lo que es considerado inaceptable por los Estados Unidos. La disputa hegemónica se plantea no sólo en relación con los recursos energéticos y minerales sino también alimenticios. La economía china es mucho más complementaria que la de EEUU respecto de una cantidad de producciones nacionales (sobre todo el maíz y la carne porcina, con planes incluso de desarrollar polémicos criaderos de cerdos en nuestro territorio para abastecer al gigante asiático), mientras que el proteccionismo estadounidense a sus productos agroganaderos desprecia estas producciones. Estas tensiones geoestratégicas implican fuertes presiones en términos de condicionamientos políticos, aprietes por medio de los organismos de crédito internacional y hasta injerencias militares en territorio nacional, como las recientemente cuestionadas maniobras del submarino nuclear USS Greenville SSN 772 en aguas argentinas.

La visita de Faller, que ya pasó por Paraguay y Uruguay, tiene un claro sentido geoestratégico regional, buscando recuperar una fuerte hegemonía estadounidense en lo que siguen considerando como su “patio trasero”. Paradójicamente, la más conservadora administración Trump relajó un poco esta política para ocuparse de los problemas fronteras adentro, pero Biden parece dispuesto a recuperar el terreno perdido.

Defendiendo siempre nuestra soberanía y repudiando la injerencia imperialista en nuestro territorio, rechazamos la visita de Faller e intentamos visibilizar las verdaderas intenciones de su recorrida por Nuestra América, que no son otras que la defensa de los intereses geoestratégicos del imperialismo y la protección a la operación criminal de las multinacionales extractivistas.

sendaguevarista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s