#8M Paro internacional de mujeres lesbianas trans travestis bisexuales y no Binaries

#8M Paro internacional de mujeres lesbianas trans travestis bisexuales y no Binaries. Nosotres Paramos. Basta de femicidios. El estado es responsable

Nuevamente este 8 de marzo paramos el mundo y copamos las calles. Porque las razones por las cuales luchamos siguen vigentes, porque no vamos a dejar de luchar hasta que todo sea como lo soñamos. Hoy gritamos ¡el estado es responsable! Responsable de no garantizar las políticas públicas necesarias para terminar con los femicidios, ni los recursos y presupuestos indispensables para evitar las demoras y el abandono hacia las mujeres y disidencias por parte de toda la órbita estatal. Exigimos un ministerio que ponga en marcha respuestas concretas y no la pantomima de cartón que hoy existe. Un estado sin respuesta es un estado femicida.

Al mismo tiempo, un estado que no responde frente al modelo de represión y control sobre cuerpos y deseos no sólo es cómplice sino su principal artífice. Se trata entonces de un modelo que busca disciplinar en torno a un objetivo común: las mujeres originarias y afrodescendientes que ocupan posiciones de liderazgo en luchas de barrios populares y en los territorios contra el extractivismo. Esta estructura de violencia y asesinato se repite en toda Latinoamerica como lo demuestran los casos de Berta Cáceres, Macarena Valdés y Marielle Franco.

En este sentido, así como el patriarcado destruye y mata, la misma metodología opera en la esfera ambiental, nos encontramos en el marco de una situación de enorme degradación ambiental a nivel global, con territorios arrasados por la lógica predatoria capitalista y con otros donde se resiste a los embates extractivistas y de megaproyectos, cuyas lógicas de producción y consumo ponen en peligro la salud de los ecosistemas y por lo tanto de millones de personas. Un estado que no actúa frente a la quema de bosques y humedales, y además busca profundizar los agronegocios, la megaminería y el fracking, es un estado ecocida. Somos las mujeres e identidades disidentes les más afectades por las políticas represivas que intentan terminar con las experiencias de resistencia y lucha contra la depredación de la naturaleza. Así lo demuestra el asesinato de las niñas Lilian y María Villalba y el secuestro de Elizabeth “Lichita” Oviedo Villalba cometidos por el ejército paraguayo en 2020. En ese país las tierras se encuentran concentradas en manos privadas y grandes corporaciones extranjeras, quedando les campesines completamente despojades. Quienes defienden la tierra para les que la trabajan, quienes defienden la vida, resisten y se organizan son perseguides y hostigades como fiel reflejo de un estado patriarcal basado en el odio racial, hacia las mujeres, las infancias y fundamentalmente hacia les campesines.Los femicidios de Berta Cáceres en Honduras en 2016 y de Macarena Valdés en Chile ese mismo año, demuestran claramente el odio del capital contra las defensoras del territorio en América Latina y desnudan las diferencias de género, clase y raza, dominantes en la sociedad actual. También ponen al descubierto el terrible rol de la justicia negacionista y clasista, encubridora de sicarios, empresas y femicidas.

Las mujeres trabajadoras a lo largo y ancho del planeta todavía seguimos ganando menos que nuestros compañeros varones, las personas trans siguen siendo excluidas de la mayoría de los trabajos formales. En nuestro país, a meses de haber logrado la aprobación del aborto legal en el congreso, la única forma de garantizar que haya Interrupción Voluntaria del Embarazo para no morir es organizándonos.

El reclamo es político, la lucha es cultural, colectiva y respetando las diversidades. Seguimos siendo las mujeres y las identidades disidentes aquelles sobre les que recaen las tareas domésticas y reproductivas. Discutir el rol de nuestro trabajo no pago en las casas y los trabajos es urgente!

Hoy, más que nunca, es necesario estar unides y levantar nuestras reivindicaciones, levantar nuestra propia agenda, la de los feminismos, con autonomía del gobierno y las patronales, respetando los ámbitos colectivos y recordando que nunca se nos regaló nada.

Exigimos políticas públicas urgentes para que no haya más femicidios y que existan verdaderas acciones en situaciones de violencia. Un estado sin respuesta es un estado femicida.

Basta de travesticidios! Justicia por Fabiola Ramírez y todes les compañeres víctimas de crímenes de odio!! Necesitamos Unidad de acción en las calles y en todos lados para levantar nuestras propias reivindicaciones. No queremos que ningún gobierno burgués nos imponga su agenda. A la agenda la marcamos nosotres. En la práctica, con la experiencia diaria de lucha.

Basta de depredación a la naturaleza. ¡¡Viva la lucha y la resistencia de las mujeres y las identidades disidentes contra el ecocidio!!

El estado también avala y es responsable de esta crisis.

Seguimos siendo las mujeres e identidades disidentes aquelles sobre les que recaen las tareas de cuidados y de reproducción. Seguimos ganando menos y siendo más pobres. Igualdad salarial, políticas públicas que ataquen la feminización de la pobreza! Valorización del trabajo doméstico, el trabajo doméstico es trabajo impago!!

sendaguevarista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s