Construcción de referencia territorial y cambio social

PERSPECTIVAS DE ACUMULACIÓN ESTRATÉGICA

Raúl Moro

Desde su irrupción en la escena política, como nueva forma de acción colectiva el movimiento piquetero se caracterizó por su diversidad en el marco de la cultura de las izquierdas, métodos de acción y perspectivas de acumulación estratégicas.
El desarrollo de la experiencia piquetera asume la tarea de organizar a los desorganizados en los barrios a partir de métodos deliberativos y de acción directa frente a la precarización de las condiciones materiales de vida de las mayorías populares. Si bien las reivindicaciones económicas, expresadas en múltiples planes de lucha por el acceso a programas sociales, aumento del monto percibido, asistencia alimentaria, etc., tuvieron la calle como escenario de intervención no fue en detrimento de la capacidad de acción política en demandas como el rechazo a la política intervencionista del imperialismo, la libertad de los presos y presas políticas, la solidaridad de clase con las reivindicaciones de trabajadores y trabajadoras ocupados, la defensa de la salud y la educación pública, la defensa de la tierra y la vivienda, la lucha anti represiva contra la represión de ayer y de hoy, la memoria activa con las grandes luchas revolucionarias, obreras y populares.
El kirchnerismo asumió la tarea de asegurar la re institucionalidad capitalista y para ello debía des radicalizar al movimiento piquetero a partir de su integración subordinada y el ataque focalizado en aquellas organizaciones que no estaban dispuestas a abandonar la perspectiva de la independencia política de clase. Difundió la idea de piqueteros duros para los grupos más radicalizados, afirmaron que iban a gobernar sin palos ni planes, focalizo el acceso de los programas sociales en las organizaciones alineadas con el proyecto y reprimió cada vez le fue necesario a aquellos que no estaban dispuesto a dejar las calles ni a bajar el programa de lucha histórico.
La llegada al gobierno a través de la vía electoral de la derecha con la alianza Cambiemos puso en marcha su programa en favor de los sectores más concentrados de la economía como fueron los beneficios a las mineras y cerealeras, la liberación del cepo, la devaluación, los incrementos tarifarios, los despidos, etc. El resultado inmediato fue la expropiación rápida de la capacidad de consumo de las mayorías populares. En estos meses de gestión el gobierno no ha puesto en marcha ningún programa social nuevo y promovió un recorte sustancial de programas preexistentes y la asistencia alimentaria al conjunto de las organizaciones. En este contexto la lucha de los agrupamientos o espacios de unidad piquetera tuvieron como eje la recomposición progresiva frente a los recortes. Los datos recientes del INDEC que nos revelan un índice de más del 30 por ciento de pobreza claramente indican que estamos en una grave situación de emergencia social.
Sin duda la situación actual plantea el desafío histórico de abordar nuestras tareas en este frente teniendo en claro que todo nuestro trabajo político necesariamente está orientado por nuestra perspectiva estratégica (el cambio social). Por lo tanto, nuestra intervención en el territorio se plantea en relación al proceso de acumulación de fuerzas a partir de nuestra estrecha ligazón con las mayorías populares, de las cuales somos partes en las barriadas. Nuestra intervención política tiene que permitir a los espacios y organizaciones de base, donde intervenimos, constituirse en una referencia clara para las diversas luchas populares.
Tenemos condiciones favorables para este desarrollo político, los resquicios legales que nos da el sistema aun en esta etapa nos permite hacer un intenso trabajo con las organizaciones de base orientando políticamente en forma paciente y abnegada el desarrollo político ideológico de los referentes naturales de masas.
Los espacios de las organizaciones en las barriadas tienen que ser la referencia obligada de todo aquel que decida organizarse y salir a enfrentar la injusticia en cualquiera de sus manifestaciones. Debemos entender que la lucha popular se manifiesta de múltiples formas, es desigual, y está sujeta a avances y retrocesos, su desarrollo es dialectico. Nuestra intervención política es fundamental en las problemáticas territoriales y luchas reivindicativas que surjan allí mismo. Nuestra experiencia organizativa, nuestros métodos deliberativos y resolutivos aportaran organización al frente de lucha imprimiéndoles un carácter de mayor combatividad. Nuestra influencia política debe estar orientada siempre a que la lucha popular rompa los límites de la institucionalidad burguesa, genere organización independiente del estado y las patronales, y se creen las condiciones para ir elevando los niveles de organización y lucha política. Necesitamos permanentemente movilización en las calles y organización en los territorios. Construir referencia territorial es parte del proceso gradual de acumulación de fuerzas entendiendo que nuestra intervención política amplia el horizonte hacia el conjunto de los trabajadores y trabajadoras que viven en los barrios.

sendaguevarista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s